tratamientos piel

El tratamiento perfecto para cada tipo de piel

Tratamientos faciales

En artículos anteriores comprendimos qué factores caracterizan cada tipo de piel y los problemas que pueden surgirle a cada una de ellas. En este nuevo post conoceremos qué tratamiento hay detrás de cada problema y consejos para mejorar su cuidado.

Antes de comenzar explicando cada tratamiento, debes saber que toda persona que acude a un centro de estética científica con un problema en la piel, debe realizarse en primer lugar un estudio y analítica de la piel, para evaluar sus características y sus problemas.

 

Tratamientos faciales para pieles normales.

Cómo ya vimos en otros post relacionados, existen varios tipos de piel. Siempre comenzamos explicando la piel eudérmica, ya que es conocida como la piel normal.

A priori, al tratarse de una piel libre de imperfecciones, da la sensación de que es una piel libre de tratamientos y cuidados, pero no debes caer en esa idea, ya que la piel ‘normal’ con el paso del tiempo, envejece y sufre alteraciones en la glándula sebácea y sudorípara,  por lo que la segregación de agua y grasa disminuyen.

¿Qué tratamientos se debe hacer una persona con piel eudérmica?

Como hemos explicado anteriormente, el primer paso sería realizar un estudio y una analítica completa de la piel. Ya que todo tratamiento variará según la persona, su genética, su edad, la época del año y otros muchos factores.

Todos los tratamientos parten de un estudio de la piel ya que este nos va a determinar cuales son las necesidades del paciente en ese momento.

Para una persona con piel eudérmica, los tratamientos más recomendados son: empezar a tratar la piel con una limpieza facial. Esta ayudará a liberar el ostium folicular (poro), que es una de las principales vías de penetración de producto. Continuaremos con un peeling facial para eliminar la capa córnea e hidratar la piel.

Dependiendo de la edad del paciente, continuaríamos con un tratamiento de contorno de ojos, labios y Embrio lift.

Debes saber que en este tipo de piel, la frecuencia de la limpieza es menor que en una piel grasa.

 

Tratamientos faciales para pieles grasas.

La piel grasa se detecta por tener un aspecto muy brillante y graso. Este tipo de piel posee grandes poros muy visibles y es propensa a los puntos negros.

Para empezar a tratar este tipo de piel, es primordial realizar un estudio y analítica de la piel. El cuidado que realicemos a continuación dependerá de la piel del paciente.

La forma de tratar una piel grasa en pacientes jóvenes consiste en realizar en primer lugar una limpieza mensual. Esto se debe a que el proceso de renovación celular de la piel es de 28 días. Estas pieles jóvenes necesitan un peeling para rebajar el exceso de queratina.

A su vez, este tipo de pieles (grasas jóvenes) tienden a ser pieles acnéicas por lo que habría que evaluar la necesidad de realizar un tratamiento de control de acné.

Cuando la piel es más mayor, se trabaja la reafirmación o tratamientos de regeneración de pieles grasas.

En el caso de pieles grasas deshidratadas, surge la necesidad de hacer una limpieza de higienes faciales, un peeling para renovar las células muertas y necesitan mayor hidratación. Cuando este tipo de piel es más mayor, pueden aparecer problemas de manchas, por lo que sería necesario aplicar tratamientos de eliminación de manchas.

Una curiosidad de la deshidratación es que fomenta la aparición de manchas. Por lo que debes tratar de hidratar tu piel para prevenir su aparición.

Para las pieles grasas maduras, lo idea es realizar un tratamiento de rejuvenecimiento facial.

 

Tratamientos faciales para pieles secas.

La xerosis o piel seca es un tipo de piel fácil de reconocer ya que es más frágil que el resto de pieles. Poseen un tacto más áspero y es más propensa a irritaciones y enrojecimientos. Si no se cuida a tiempo, seguirá perdiendo hidratación por lo que aparecerán los picores, escamas, grietas, etc.

Cuando esta piel es joven, necesita hacerse limpiezas con menos frecuencia. La desventaja es que va a necesitar mayor hidratación para proteger la piel.

Conforme esta piel se vaya haciendo más mayor necesitará tratamientos de rejuvenecimiento de ojos y labios, seguidos de tratamientos de rejuvenecimiento facial, tratamientos más nutritivos, peeling, etc.

Si vives en Málaga y quieres realizarte un tratamiento facial, puedes llamar a nuestro centro de estética científica localizado en Fuengirola. Recuerda que para todos nuestros tratamientos, el estudio de la piel es totalmente gratuito

Pide cita llamando al 610 90 17 19